BLOG CREATIVO, CRÍTICO, VITALISTA Y VERDE.

Cerezo en flor

Sí, si eres valiente escápate de los enredos sociales, huye de esas redes tan tupidas que te atrapan y te devoran poco a poco. Ponte en marcha y regresa de vuelta al lugar del que procedes: el verdor que alimenta a todo ser que respira, las leves florecillas perfumadas del frescor de los bosques, los irisados pétalos, las yemas de escandalosos tonos, el aire rumoroso… Abandona y derrama tu cuerpo saturado en los cálidos brazos de Madre Natura, junto al pletórico cerezo, bajo la divina bóveda solar, porque la auténtica Belleza es Principio y  Fin, lugar de entusiasta salida y meta final, melodioso Silencio y Música exaltada. La Perfección.

EL  AVE  FÉNIX

La Naturaleza siempre resurge de sus cenizas. Nuestras lágrimas virtuales por el daño a la vida verde son como las precursoras de la lluvia que riegan y curan el mundo vegetal tras el desastre. De vez en cuando nos abrasamos en nuestra propia pira pero somos fuertes porque conocemos la Purificación, la Regeneración y la Resurrección, y como el Ave Fénix, renacemos más fuertes tras el ocaso. NUESTRA DELICADEZA ES NUESTRA FUERZA.

LAS TORTUGAS

Nos gustan las tortugas porque realizan sin prisas, con paciencia, perseverancia, constancia y equilibrio su propio Camino en la Vida, aprovechando las corrientes de fuerza, no poniendo resistencias inútiles, mostrando una sabiduría ancestral y un gran sentido de la orientación. Avanzando por tierra o por mar, a su propio ritmo…

A los viajeros con billete de ida y vuelta.

A los viajantes sin billete de vuelta.

A los caminantes avezados.

A los pasajeros inexpertos.

A los viandantes derrotados y recuperados.

A los andarines victoriosos hechos añicos.

A los vagabundos con brújula.

A los vagamundos  que abren caminos.

A los navegantes que se hacen a la mar.

A los veraneantes del Paseo.

A los nómadas de la Ruta.

A los camineros del Camino.

(Del Poemario Somos el tiempo que hemos vivido y el paisaje que nos queda)

ÁRBOLES-CATEDRALES-FAROS

La verde claridad exhala vida marina

que ascendiendo desde los piélagos más hondos,

se hace faro que ilumina las puertas del cielo.

Rocas, catedrales, salomónicos soportes

son, competidores de las aves que huyen

del parpadeo mundano, enfangado y plomizo.

Porque amamos el esplendor de la tierra verde,

porque nos apacigua la música marina,

porque nos exaltan los conciertos oceánicos,

porque nos arroba el sonorísimo silencio,

porque en mágico éxtasis escuchamos el arpa,

porque buscamos el hado emulando a las aves,

y porque perseguimos la luz inmaculada,

y porque estimamos irreductibles la vida,

y por…porque somos iguales y…¡tan distintos!

escapamos, libres, de efímeros resplandores.

Huimos de los brillos amarillos del mundo

porque son un engaño con su pérfido abrazo

también por su arrogancia y sus malos modales.

Por gustarnos la Vida, nos guardamos del mundo.

Mar Bravo

(Del Poemario Ceremonias Esenciales)

LOS AMIGOS

Masculino & Femenino en comunión.

Femenino & Masculino en conexión.

Mar Bravo

Ernesto Báguena

Cristina Bueno

Carlos Buendía

Aurora Valiente

David Victoria

Carlota Márquez

Andrés De La Paz

Eva Despierta

Adán Picaflor

ARGUMENTOS

faro-en-la-noche

NACIMIENTO

Yo soy ahora la Luz y la Oscuridad.

Soy campo fértil y cristal de roca.

Soy la remota Matriz y el Patriarca ancestral.

(Micropoema. Mar Báguena)

PLENITUD

El que busca, siempre encuentra.

Al que llama, se le abre.

Pedid, y se os dará.

Cuando la Ley del Amor se cumple,

brotan flores en los pechos,

y a la sombra de los mástiles

se abren mares luminosos y profundos.

(Mar Báguena. Variaciones del Poemario

Del Amor y otras Ausencias)

bosquecillo

 EL BOSQUE

¡Oh! Sagrados bosques infinitos, arrancados

de la faz de la tierra por hombres altaneros

que no entienden las melodías heredadas,

regresad a vuestros territorios, ocupadlos,

y tendednos vuestras verdes espigas prensiles.

Quizás así vuelva a silbar el mágico soplo,

y libérrimas músicas suenen y resuenen

entre erectos mástiles divinamente hermosos,

que nos abriguen, recuerdo del hueco materno,

y  perdonen la perfidia del humano engaño.

 

Mar Bravo (Del Poemario Ceremonias Esenciales)

tortuga-y-peces-amarillos

La niña leyó en el libro de texto que los caracoles eran hermafroditas incompletos; después de muchas pesquisas, la niña creyó entender que los caracoles eran a la vez macho y hembra pero que se necesitaban juntar dos caracoles de la misma especie para que se formaran nuevos caracolitos, lo que también leyó por alguna enciclopedia es que durante el cortejo, los caracoles inician una especie de batalla festiva y  sensual, en la que la munición, saturada de hormonas, alcanza a ambos contendientes, ya que se lanzan el uno al otro saetas de esperma con calcio, y de ahí luego se formarán los huevos. Le encantaba estudiar las Ciencias Naturales porque aprendía muchas cosas que le gustaba saber. También ponía en el libro que la cópula solían realizarla en primavera a la caída de la tarde, y que llegaba a durar entre diez y quince horas, le gustaba la palabra “cópula”, no le parecía asquerosa como otras que a veces buscaba a escondidas y con extraño deleite en el diccionario. Se lo contó, con la autoridad que da el conocimiento, a las demás niñas que no sabían si creerlo o no, pero en cualquier caso les hacía reír con ganas.

Mar Báguena (Fragmento de la novela Memorias de una niña intrépida)

carretera-y-arco-iris

SIN BRÚJULA PERO CON DESTINO

I

Al pequeño, su grandeza; al grande, su pequeñez.

Al pez, océanos y ríos; a vosotros, a ella y a él,

hombres y mujeres de buena voluntad,

rosas y vino en paz, y palabras con verdad.

II

El camino que hasta el séptimo cielo

conduce nunca es recto,

porque los reinos terrenales

son insignificantes pueblecitos perdidos

en cósmicos rincones polvorientos.

III

Aunque tu pensamiento tenga dudas

y el camino sea zigzagueante,

es el momento de volver a casa,

la Casa fraternal de los Despiertos

que ya no pelean por el poder.

¿Cómo? No me preguntes, mira al cielo:

Una Neotierra sin enemigos

está naciendo.

IV

Quiero llegar viva a la muerte.

(Mar Bravo. Registro propiedad intelectual 09/2016/685)

les-arts

París-Valencia-siempre, siempre con billete de ida y vuelta.

Desde la solera de la popular calle Pelayo,

Templo de la pelota autóctona, santuario de libros antiguos y modernos,

hacia el mundo entero, pasando eternamente por Roma.

La Capilla Sixtina vaticana y valentina hermanadas.

Valentia-Paris, con escala en Génova y Milán,

Vía Garibaldi, avenida áurea, nobleza obliga.

De la Capilla valentina del Santo Cáliz

al Cenácolo vinciano de Santa María Della Grazia.

Urbes donde perderme y encontrar el pasado,

donde descubrir el presente y atisbar el futuro.

Callejeo por Le Marais; mis pasos se remansan por el Carmen.

Me desordeno entre Ruzafa y le Qartier Latin.

Me encaramo al Miguelete, hago cumbre en la Torre Eiffel.

Nos montamos en un tranvía a la Malvarrosa,

Y después de divagar con el espectro de Max Estrella,

que se contempla incrédulo en los espejos del Café Flore,

acabamos con un nudo en la garganta

ante la tumba de César Vallejo en Montparnasse:

“me moriré en Paris con aguacero

un día del cual ya tengo el recuerdo”.

(…)

(Carlos Buendía Fragmento de Memorias de un Caminante)

palacio-real

Ciudad de mis sueños de infancia, te amo hermosa y contradictoria: Tú, a veces peligrosamente indolente como una fiera satisfecha que sestea saciada, sin advertir cómo al acecho esperan su momento las alimañas. Otras veces, rugiente, como un león poderoso que merodea hambriento.

    Ciudad de mis sueños de adolescencia, ¡Qué tiempos tan ferozmente injustos! Tu dolor es el mío, pero tu silencio no puede ni debe ser el mío.  ¡Bendito el sufrimiento, siempre que sea efímero y con él expiemos nuestras culpas, y de él salgamos renacidos!

    Ciudad de mis sueños juveniles, me conoces desde la infancia, has velado junto a mi lecho, sabes casi todo de mí, aquí me tienes, genuflexa ante ti, te lo ruego, despierta ya de tu dulce leyenda de agua.

   Ciudad femenina, de aguas misteriosamente subterráneas.

   Ciudad masculina de sol omnipresente, a veces altanero; otras, clemente.

Ciudad doblemente VALIENTE.

Mar Báguena (De la novela Memorias de una niña intrépida)

albufera

SI PUDIERA SACIAR

Busco,

para no creer que fue soñado,

las huellas de tus labios

en la duda inmensa del crepúsculo.

Quiero,

para no morir despacio,

el laberinto tibio

de tus brazos.

Anhelo

el prodigio sutil de tu mirada,

indicio de formas imposibles

en pos del infinito…

(Fragmento. Del Poemario Del Amor y otras Ausencias

                           ISBN 978-84-9030-435-8)

acueducto-romano

GRACIAS A LA VIDA

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio dos luceros que cuando los abro
Perfecto distingo lo negro del blanco
Y en el alto cielo su fondo estrellado
Y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abecedario
Con él las palabras que pienso y declaro
Madre, amigo, hermano, y luz alumbrando
la ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la marcha de mis pies cansados
Con ellos anduve ciudades y charcos,
Playas y desiertos, montañas y llanos
Y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio el corazón que agita su marco
Cuando miro el fruto del cerebro humano,
Cuando miro al bueno tan lejos del malo,
Cuando miro al fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto,
Así yo distingo dicha de quebranto
Los dos materiales que forman mi canto
Y el canto de ustedes que es el mismo canto
Y el canto de todos que es mi propio canto.

Gracias a la vida
Gracias a la vida.

(Violeta Parra. Cantante y Compositora chilena)

carretera-pueblo

NO QUEREMOS

No queremos

más carriles de autovía

ni más viviendas vacías.

No queremos

más terrenos expropiados

ni más paisajes robados.

No queremos

más derroche de alimentos

ni lechugas de diseño.

No queremos

más promesas incumplidas,

ni amenazas sí ejercidas.

No queremos

salvapatrias  prodigiosos,

salvamundos absolutos,

visionarios parabólicos

ni portavoces mesiánicos

de toda verdad total.

Hace mucho tiempo que los peces

ya no pueden volar.

 Sí, demasiado tiempo

Equivocándose la paloma.

 Casi todos somos inocentes.

 Casi todos somos culpables.

 Todos somos responsables.

 (Mar Bravo. Del Poemario A Contracorriente)

HUMANOCRACIA

CON LOS PIES EN LA TIERRA

No exaltarse en exceso.

No amansarse ni humillarse.

No encumbrase por las nubes;

cuanto más en alto estés,

más dura es la caída.

Recuerda: siempre se cae.

No enfangarse ni enredarse.

No bailar al son que toca

la orquesta desafinada

regida por gerifaltes

antiguos-nuevos fulanos

vocingleros machos-alfa.

Como las aves del cielo,

y los peces por la mar.

Sin miedo a ser verso suelto:

Solitario y solidario,

siguiendo el propio camino

siempre por la Libertad.

(Mar Bravo. Del Poemario A Contracorriente)