DESCANSO ETERNO PARA UN CORAZÓN AL REVÉS

DESCANSO ETERNO PARA UN CORAZÓN AL REVÉS

No nos gustan los políticos, ¡ninguno! Pero hay una imagen que apacigua levemente la rabia por una sociedad prostituida por los gerifaltes de todos los colores del arco iris, y mutilada de la mitad de sus miembros. Fue aquella imagen en la que una mujer embarazada pasaba revista a las tropas: un vientre femenino rebosante de vida es como un monte hermosísimo preñado de semillas a punto de estallar con la brisa suave de la primavera. El resplandor de una mujer encinta amortiguando el obscuro clamor de los proyectiles porque sí, porque necesitamos creer que a pesar de todo, la vida siempre triunfa.

Gracias, Carmen, por aquel paso firme con tu vientre encumbrado ante un escuadrón de hombres que también fueron niños, algunos se agarraban a su fusil con las mismas ansias de espantar al miedo como cuando, tras una pesadilla infantil, succionaban las ubres maternas.

Si rompiste algún techo de cristal, también te empeñaste en vivir semejante con un corazón que palpitaba diferente en un lugar equivocado.

Te has ido muy pronto, quizás siempre nos parezca pronto para irnos, pero también es cierto que la muerte siempre llega a su hora, cuando nosotros la llamamos, ella acude presta, obediente atiende nuestra llamada. En realidad, cada uno de nosotros se va cuando lo desea (aunque no lo sepa), cada uno de nosotros va preparando su hora de partir desde el origen, desde el principio.

Descansa ya tu corazón apaciguado en el lugar preciso, quizás en su morada definitiva.

 

No Comments

Post A Comment