NO NOS GUSTAN LOS BOICOTS

NO NOS GUSTAN LOS BOICOTS

No, no nos gusta boicotear. La llamada al boicot también forma parte del lenguaje del Poder. Boicotear de alguna manera es agredir, también soliviantar y ejercer una violencia altanera e ilegítima. El que llama al boicot está ejerciendo un Poder que se arroga porque tiene alguna posición de dominio sobre unos pobres seguidores a los que usa como “tropa” de combate.

Llamar al boicot es una más de las armas que usa el Poder para atraparnos en sus redes de enfrentamientos y rencillas, es una más de sus manipulaciones para convertir a las personas en “gente”. Las llamadas a los boicots y a los “escraches” es la treta de siempre por parte del Poder para convertir a las personas en carne de cañón al servicio de los gerifaltes; es una perversión más que tiene como objetivo conseguir que los ciudadanos se conviertan en robots; robotizando a las personas, éstas son enajenadas de su propio centro, su capacidad de pensar se diluye mimetizándose con el lenguaje alienador del Poder, y su voluntad se pone también al servicio del Poder, que precisamente pretende siempre mantener su posición de dominio y control sobre los ciudadanos. No debemos olvidar que todos los Partidos Políticos son manifestaciones concretas y muy potentes del Poder, cuyo objetivo fundamental es el control de las personas desde un punto de vista ideológico, por eso nosotros, los Amigos de la Tierra y de las Artes, tenemos ideas no ideologías.

No bebemos coca-cola sencillamente porque no nos gusta, nos parece un brebaje inmundo y artificiosamente grosero. Cuando nos reunimos los Amigos preferimos un buen tinto de Bodegas Murviedro, un “Miracle” de Bodegas Vicente Gandía, un “Dolmo” de Rivera del Duero, un “Albariño” de las Rías Baixas, un blanco de Vegamar con fondo de azahar, mandarina y lima, un cava de “Hoya de Cadenas”, una buena cerveza artesana “Tyris”, una birra “Altura” realizada con mimo en el Parque Natural de las Hoces del Cabriel, o una cerveza morena “Paqui Brow”. Si estamos de sobremesa nos encanta el té verde con hierbabuena, o un té rojo con jengibre o un exquisito té blanco con unas gotas de esencia de azahar. Cuando hacemos ejercicio, entonces el cuerpo nos pide Agua, AGUA que es VIDA, nos encanta el agua de Beteta y también la de Bronchales, la de Benasal o la de Azuébar.

Y siempre, siempre, preferimos la Calidad a la cantidad. La mesura es también una forma de ayudar a la Naturaleza y al planeta Tierra en su conjunto. ¡SALUD Y LIBERTAD!

No Comments

Post A Comment